actividades peligrosas seguro de vida

Contratar un seguro de vida es muy sencillo. Cada aseguradora es diferente, pero hay algunos trámites y requisitos que todas suelen pedir, como ser mayor de edad o rellenar un cuestionario médico. Si tienes dudas sobre cómo contratar un seguro de vida, te las resolvemos.

En el año 2018, más de 20 millones de españoles contrataron un seguro de vida riesgo, según datos de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa). Con este producto, estamos protegiendo la economía de nuestra familia por si nos ocurre algo. Nuestros beneficiarios (nuestra pareja, nuestros hijos, un amigo…) recibirán la cantidad que hayamos asegurado si fallecemos.

¿Qué requisitos debo cumplir?

1. Edad

Puede contratarlo cualquier persona mayor de 18 años. Además, según se establece en la Ley 50/1980, de Contrato de Seguro, no se puede hacer un seguro de vida para menores de 14 años ni para personas incapacitadas.

Legalmente, no hay una edad máxima para poder hacerse un seguro de vida, pero las compañías suelen establecerla en los 65 años. Esto es así porque, cuanto mayor sea la edad, hay un mayor riesgo de que fallezcamos.

¿Qué es la edad actuarial?

Cuando contratamos una póliza de vida se tiene en cuenta la edad actuarial, que puede ser distinta de la que tengamos. Nuestra edad actuarial es aquella que tenemos en el cumpleaños más cercano al momento de entrar en vigor la póliza.

Por ejemplo, una persona que cumplió 40 años en febrero de 2018 firma su seguro de vida en marzo de 2018. Su edad actuarial será la del cumpleaños más cercano a marzo, es decir, aquel en el que cumplió 40 años. Sin embargo, si cumplió 40 años en febrero de 2018 y firmó en diciembre de 2018, el cumpleaños más cercano será el de febrero de 2019, cuando cumplirá 46 años.

2. No tener enfermedades graves o profesiones de riesgo

Las aseguradoras pueden negarse a cubrir a una persona. Ellas intentan reducir al máximo el riesgo de que sus clientes fallezcan de manera prematura, por lo que habrá ciertas circunstancias que no quieran asumir. Por tanto, estas personas tendrán más difícil poder contratar un seguro de vida, aunque no es imposible.

¿Cómo calculo cuánto dinero quiero asegurar?

El dinero base que se aconseja para una persona es cinco veces su salario bruto anual. Por ejemplo, si ganamos 20 000 euros al año, lo ideal sería asegurar un capital de 100 000 euros. Se calcula que una familia que sufra la pérdida de uno de los miembros que contribuía a la economía necesita al menos cinco años para recuperarse.

A partir de ahí, todas las deudas o responsabilidades que tengamos se deben sumar a ese capital. Por ejemplo, si tenemos una hipoteca, a esos 100 000 euros le sumaríamos lo que nos queda por pagar. En este caso, también se puede optar por un seguro de vida hipoteca que se encargue de esa deuda.

Si tenemos alguna otra deuda (un préstamo para un coche, por ejemplo), también se sumará al capital asegurado. Igualmente, hay que pensar en si tenemos personas a nuestro cargo: hijos pequeños, familiares dependientes…

¿Qué trámites se necesitan?

Para poder firmar el seguro de vida, solo necesitamos una copia de nuestro DNI y rellenar la solicitud de la póliza. Sin embargo, y en función de la compañía y de nuestras circunstancias, también tendremos que rellenar un cuestionario médico y pasar una revisión médica.

El cuestionario médico

No es un trámite obligatorio por ley, pero lo más normal es que nos lo pidan. Es un cuestionario en el que nos preguntan sobre nuestro estado de salud y que debemos responder y firmar. A veces es solo una llamada telefónica grabada en la que nos preguntan si tenemos alguna enfermedad, si nos han operado alguna vez, si tomamos medicación…

Estos cuestionarios se hacen para evitar el fraude y para conocer el riesgo que la aseguradora asumirá al concedernos el seguro. Según la Ley 50/1980, la compañía puede negarse a indemnizar a nuestro beneficiario si descubre que habíamos mentimos en el cuestionario de salud; por eso es muy importante contestar honestamente.

La revisión médica

No todas las compañías piden una revisión médica para confirmar el estado de salud.  Por lo general, si queremos asegurar un capital de hasta 200 000 euros (o incluso 300 000 euros si somos menores de 45 o 50 años), no tendremos que pasar este reconocimiento médico. Sin embargo, es un trámite que varía en función de la compañía y que puedes comparar en nuestra plataforma.

En cambio, suele ser un trámite obligatorio si en el cuestionario médico hemos informado de que tenemos alguna enfermedad o estamos bajo algún tratamiento. En ningún caso tendremos que pagar por esta revisión.

¿Cómo elijo al beneficiario?

El beneficiario es la persona que recibirá el dinero si fallecemos: nuestros hijos, nuestros padres, un amigo, el banco con el que tenemos la hipoteca… También podemos ser nosotros mismos en el caso de los seguros de vida e invalidez.

No hace falta elegir al beneficiario en el momento de firmar el contrato. Es un trámite que podemos dejar para más adelante o, incluso, podemos no designar beneficiario (aunque no es recomendable). Además, podemos cambiarlo cuando queramos enviando un escrito a la aseguradora.

¿Cómo contratar un seguro de vida adecuado para mí?

Ya sabes cómo contratar un seguro de vida y qué trámites tendrás que pasar. Si ya has decidido cuánto dinero quieres asegurar, solo falta elegir con qué empresa lo vas a contratar.

Cada aseguradora exige unos requisitos diferentes e incluye servicios distintos. Para elegir la opción que se ajusta a tu presupuesto y a tus circunstancias, lo mejor es acudir a una correduría especializada. O, si lo prefieres, puedes utilizar nuestro comparador de seguros de vida. De este modo, no te limitas a una sola compañía y podrás elegir con mejor criterio la opción perfecta.

También te interesará esto