Qué debes saber de un seguro de vida: las fases del proceso de contratación

 

En este artículo, te explicaremos todo lo que debes saber de un seguro de vida, durante todas las fases del proceso de contratación.

Contar con un seguro de vida supone una gran diferencia en la percepción del futuro y la tranquilidad con la que afrontas tu día a día. Esto es algo que saben el 43,49 de hogares españoles que cuentan con un seguro de vida (según los datos de la EPF). Pero no es algo que debas hacer a la ligera.

Nuestra recomendación es que, si no tienes un seguro de vida, busques y contrates uno, ya que, así, te estarás ocupando de forma activa de tu futuro y el de los tuyos. Esta decisión puede cambiar la vida de tu familia si en algún momento les faltas, o sufres una enfermedad o invalidez que te impida hacerte cargo de tus obligaciones monetarias y tus deudas.

Las tres fases de la contratación de un seguro de vida.

Pero no es una decisión que puedas tomar a la ligera, sin pensarla, sin informarte previamente de todas las opciones y sin tener en cuenta las variables de tu situación personal. Sigue leyendo, porque vamos a informarte de todo lo que debes saber de un seguro de vida, tanto antes como durante el proceso de contratación de la póliza, para que esa decisión sea la correcta (y te solucione problemas en vez de dártelos).

Hay tres fases importantes en el proceso de adquirir un seguro de vida. Estas podrían resumirse en: una fase previa / una fase de decisión / una fase de contratación.

 

Primera fase: reflexión inicial antes de escoger un seguro

  1. ¿Qué seguro necesito? Piensa en tu situación vital para decidir cuál es el seguro de vida que más te conviene y se adapta a tus necesidades y circunstancias. Para ello, puedes hacerte estas preguntas: ¿Estoy casado? ¿Tengo hijos? ¿Tengo una hipoteca? ¿Soy single y no tengo cargas familiares? Puedes leer más a fondo sobre el tema aquí.
  2. ¿Cuáles son los seguros que hay en el mercado? Una vez hayas reflexionado sobre tu situación, debes pensar en qué seguro se adapta más a ella. La elección de un tipo de seguro u otro está muy relacionada con el tipo de coberturas que necesitas. Estas son las opciones que hay:
    • Seguro de vida
    • Seguro de vida e invalidez
    • Seguro de vida e invalidez profesional
    • Seguro de vida doble capital en caso de accidente
    • Seguro de vida triple capital en caso de accidente de tráfico
    • Seguro de vida dos cónyuges
    • Seguro de vida y enfermedades graves
    • Seguro de vida para la mujer (son muy parecidos a los de enfermedades graves, pero cubren enfermedades específicas de la mujer como el cáncer de mama o de útero)
    • Seguro de vida e hipoteca (es un seguro de vida que hay que contratar al firmar una hipoteca)

3. Mi edad es un factor importante: Cuanto antes contrates el seguro, más barato será. Entre los 30 a los 50 años es cuando más útil será tener un seguro de vida para garantizar la estabilidad económica de los beneficiarios si el asegurado fallece o tiene un problema grave de salud.

4. Cuánto puedo pagar:  ¿Cuánto cuesta un seguro de vida? ¿Cuál es la cuota máxima que me puedo permitir? Esto es un factor importante que debes valorar,  pero siempre teniendo en cuenta que la cuota que quieras pagar se corresponda a un seguro que cubra tus necesidades.

 

A continuación vendrá la segunda fase: documentación y comparación de compañías.

Una vez hayas escogido el seguro de vida que te conviene por tus circunstancias personales, llega el momento de comparar compañías y pólizas. En este punto, ya con una idea clara de tus necesidades, vas a buscar la información concreta de las compañías, precios, etc.

  1. Compara coberturas y precios. Nuestro comparador es una ayuda inestimable en este paso.
  2. Piensa en si necesitas una cobertura personalizada e informarte de si la compañía que has escogido puede proporcionártela.

 

Ya estás en la última fase. En ella te informarás al detalle de lo que estás firmando.

  1. Lee y entiende las condiciones: No dejes que la letra pequeña te juegue una mala pasada. Es muy importante que leas hasta la última línea de las coberturas y exclusiones del seguro de vida para saber exactamente lo que estás firmando. Solo así, podrás estar completamente tranquilo/a.
  2. Conoce tus derechos: Como persona que contrata un seguro de vida, eres un consumidor y, por ello, tienes una serie de derechos, entre ellos el de pedir al asesor, o al corredor de seguros, toda la información que consideres necesaria sobre tu póliza. Si alguna cláusula es farragosa, o incluso incomprensible, la persona con la que vayas a firmar tiene la obligación de aclarártelo.
  3. Nombra a los beneficiarios que desees: Es muy importante designar en la póliza, con nombres y apellidos, a la persona o personas que serán los beneficiarios de la misma. Si no lo haces, tus herederos legales pasarán automáticamente a ser los beneficiarios. Puedes informarte más a fondo de este punto, leyendo nuestro artículo sobre el tema.
  4. Sé muy sincero/a: Nunca mientas en el momento de dar tus datos personales para la firma del seguro. Esto es algo que algunas personas hacen para que la cuota les salga más barata, pero es un gran error que puede invalidar el seguro por completo.
  5. Busca alguien de confianza que te pueda asesorar. Si necesitas un profesional de confianza que te ayude, tanto en esta fase del proceso, como en las anteriores. Puedes contactar con nosotros, tanto por teléfono como con nuestro formulario de contacto.

Esperamos que esta información sobre todo lo que debes saber de un seguro de vida en las diferentes fases del proceso de contratación te sea útil para tomar esta importante decisión vital.

También te interesará esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte en Pinterest