Single y sin cargas. Un seguro de vida también es para ti. Descubre por qué

Estás en tu mejor momento. Eres single y sin cargas. ¿Por qué un seguro de vida también es para ti? Descubre por qué a continuación. Tienes entre 25 y 45 años y eres single y sin cargas; has logrado lo que buscabas en la vida: tener pocas obligaciones, no tener hijos de los que ocuparte y gozar de una razonable tranquilidad económica. Dispones de tu tiempo y disfrutas del estilo de vida con el que siempre habías soñado.

Single y sin cargas, una tendencia creciente en España

Single es una palabra inglesa que significa “soltero”. Hace un tiempo, estar soltero tenía ciertas connotaciones negativas, pero la sociedad ha evolucionado y, a día de hoy, los singles de ambos sexos son cada vez más numerosos y están orgullosos de su condición. 

Según el INE, en el  25 % de los hogares españoles vive una sola persona. En el año 2020 había 2 785 000 personas de menos de 65 años viviendo solas. Un gran porcentaje de ellos son lo que se conoce como singles. Esta tendencia está aumentando exponencialmente y, para 2033, se prevé que haya 5,8 millones de hogares unipersonales; casi el 30 % del total de hogares en España. Fuente INE.

Es decir, cada vez más solteros, cada vez más hogares unipersonales y, por ende, cada vez más “solos”, si es que nos llega a pasar algo. Porque, aunque ocuparte de ti mismo y de lo que te hace feliz es algo que sabes hacer muy bien, ¿has pensado en cómo proceder si de pronto sufres una enfermedad incapacitante?

La solución: un seguro de vida que repercuta en tu propio bienestar

Hasta ahora, puede que pensaras que un seguro de vida, no teniendo pareja o familia, no tenía ningún sentido para ti. Nada más lejos de la realidad, porque tú puedes ser el beneficiario de tu propio seguro de vida.

Debes saber que, si en tu póliza de seguro no especificas los beneficiarios, estos serán,  por defecto, tus herederos legales. Pero en caso de que se active alguna de las siguientes garantías: enfermedades graves, invalidez profesional o invalidez absoluta y permanente, el beneficiario pasará a ser el propio asegurado, es decir, tú mismo.

En qué consiste el seguro de vida y enfermedad

En este tipo de seguros es el propio asegurado el que cobra la póliza en caso de sufrir una enfermedad grave. El seguro de vida y enfermedades graves pagará un capital al asegurado en caso de que se le diagnostique un problema grave de salud originado por una enfermedad.

Hay diferentes tipos de seguros y deberás informarte del que escojas para saber qué enfermedades cubre. Las enfermedades más comunes cubiertas por los seguros son: el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, la insuficiencia renal, el trasplante de un órgano vital, la parálisis, la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson. En el caso de las mujeres, se pueden incluir algunas enfermedades específicas como el cáncer de mama o de útero. Una mujer de 34 años, pagando 140 € al mes, recibirá 10 000 € si sufre un cáncer específico de mujeres, y 179 000 en caso de invalidez. Si quieres hacer tu propio cálculo de cuánto recibirías, puedes hacerlo en el comparador de vidaymujer.es.

Hay diferentes tipos de pólizas y coberturas, que van desde la invalidez transitoria a la permanente, pasando por la profesional. Por otra parte, si el asegurado fallece, el capital de la póliza lo cobrarán la persona o personas que el asegurado haya designado, o, si no lo ha especificado, sus herederos legales.

Este punto será de gran utilidad si tienes una hipoteca o, por ejemplo, un crédito del coche, ya que el seguro de vida proporcionará a los beneficiarios el dinero para cancelar estas deudas. En caso contrario, si los herederos no tienen dinero para hacerse cargo de estas deudas, pueden verse obligados a renunciar a la herencia.

Puedes contratar un seguro de vida e invalidez desde 109 € al año. Es una cantidad pequeña, mucho menor que, por ejemplo, una suscripción anual al gimnasio. Revisa todas las opciones y precios de las distintas compañías de seguros en nuestro comparador.

Qué es la cobertura de invalidez y por qué deberías contratarla

La cobertura de invalidez es un añadido que se contrata junto con el seguro de vida. Es imprescindible para los singles ya que cubre la invalidez del asegurado o la incapacidad laboral. Hay distintos grados de invalidez, así como modelos de póliza. Es importante que los conozcas para contratar el seguro de vida e invalidez que mejor se adapte a tu situación.

  • Invalidez absoluta y permanente para cualquier tipo de trabajo
    Es una situación física irreversible que hace imposible al asegurado realizar y mantener cualquier tipo de relación laboral o actividad profesional.
  • Invalidez absoluta y permanente para la propia profesión
    Es una situación física irreversible que imposibilita al asegurado ejercer su profesión habitual o cualquier otra actividad similar propia de su formación y conocimientos profesionales. Un ejemplo podría ser el de un cirujano que ha sufrido daños en la mano con la que opera y, por lo tanto, no puede desempeñar esa profesión, pero sí otras. 
  • Gran invalidez
    Se da cuando el asegurado necesita a un tercero para poder realizar las funciones básicas (comer, vestirse, asearse…). 

Para poder cobrar el seguro en caso de invalidez, esta debe ser absoluta y permanente, y en caso de una invalidez profesional, debe estar calificada por la Seguridad Social como invalidez profesional del 100 %.

Recuerda que, si eres mujer, puedes contratar un seguro de vida específico , que te pagará una cantidad importante de dinero si sufres un cáncer de los denominados «femeninos», y que te permitirá contar con una seguridad económica mientras te recuperas y puedes volver a tu vida anterior.

 

Por qué debería contratar un seguro de vida con cobertura de invalidez

Si aún sigues con dudas sobre por qué deberías contratar un seguro de vida y enfermedad, y la tranquilidad que te va a dar tenerlo, a continuación te damos una lista de razones:

  1. Si eres single y autónomo, ¿de qué dinero vas a vivir?, teniendo en cuenta la desprotección laboral de este colectivo de trabajadores.
  2. En caso de ser mujer y sufrir un cáncer. ¿Cómo podrás a alguien para que te cuide y te ayude mientras duran los tratamientos de quimioterapia y radioterapia.
  3. En caso de invalidez profesional, ¿cómo podrás mantener un nivel de vida parecido al que tienes ahora mismo si las bajas laborales no cubren el 100 % de tu anterior salario?
  4. Si sufres una invalidez total, ¿cómo afrontarás los gastos de modificación de tu vivienda para adaptarla a tu condición?

Estos son solo algunos ejemplos de situaciones en las que necesitarías un seguro de vida de estas características. ¿Se te ocurre alguna más? Puedes escribirla en los comentarios de esta publicación.

Si necesitas información concreta sobre la cuantía y particularidades de las bajas o pensiones de la Seguridad Social para incapacidades transitorias o permanentes, puedes consultar esta página oficial.

Sigue siendo independiente, mantén tu estilo de vida

Un seguro de vida es una inversión en ti mismo, mucho más valiosa que los viajes, la ropa de marca o las visitas a un spa. Es una inversión para el futuro que te hace disfrutar del presente sabiendo que, si tienes problemas graves de salud y no puedes trabajar, no tendrás problemas de dinero.

También te interesará esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte en Pinterest