fbpx Skip to content

¿Cuáles son las profesiones de riesgo y cómo influyen en el seguro?

formulario de solicitud de seguro de vida

La función de un seguro de vida es protegernos a nosotros mismos y a los nuestros de cualquier imprevisto. ¿Qué pasaría con nuestra familia si nos ocurre algo? ¿Y si tenemos un accidente y ya no podemos trabajar? Por eso, un seguro de vida es aún más importante para quienes tienen un trabajo peligroso. ¿Cuáles son las profesiones de riesgo y cómo afectan al precio?

Cuando contratamos un seguro de vida riesgo, la compañía se compromete a indemnizarnos en caso de que nos ocurra alguno de los eventos que nos cubre. Es decir, si pasa algo y fallecemos, la aseguradora tendrá que indemnizar a nuestros beneficiarios. Así, hacemos más fácil que puedan seguir haciendo frente a los gastos diarios sin nosotros.

Los factores que marcan el riesgo

Si todo va bien, un español vivirá una media de 83 años. Sin embargo, siempre existe el riesgo de que nos ocurra algo antes: una enfermedad, un accidente… Y ese riesgo crece según varios factores:

  • la edad;
  • nuestros hábitos de salud: si comemos bien, fumamos o no, hacemos ejercicio, tenemos alguna enfermedad…;
  • la profesión y las aficiones.

Pero ¿cuáles son las profesiones de riesgo?

Es menos probable que le ocurra algo a una persona que trabaja en una oficina que a un bombero. Eso, a la hora de contratar un seguro de vida, es un aspecto decisivo, pues varía el riesgo. Por eso, si tienes uno de estos trabajos peligrosos, tendrás que pagar pólizas algo más caras, ya que la posibilidad de necesitarlas es mayor.

Si estás pensando en contratar un seguro de vida y no sabes muy bien si tu trabajo se considera peligroso o no, aquí tienes una breve lista de cuáles son profesiones de riesgo para las aseguradoras.

  • Personal de vuelo: pilotos, asistentes de vuelo…
  • Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado: policías, guardias civiles, militares…
  • Personal que maneja explosivos o materiales inflamables
  • Mineros y buzos
  • Empleados de plataformas petrolíferas
  • Bomberos
  • Toreros y otros trabajos realizados con la tauromaquia
  • Artistas de circo
  • Espeleólogos
  • Actores con riesgo (por ejemplo, los dobles de acción)
  • Pilotos de automoción
  • Boxeadores
  • Ciclistas
  • Jockeys profesionales

Otras actividades peligrosas para el seguro de vida

Sin embargo, no solo saber cuáles son profesiones de riesgo es importante si quieres un seguro de vida. Tienes que saber que también tus aficiones marcarán el precio de tu póliza. Si te gustan los deportes extremos, por ejemplo, la aseguradora también lo tendrá en cuenta.

Por actividades peligrosas, se entienden distintos tipos de deportes: aéreos (paracaidismo, viaje en helicóptero…), náuticos (submarinismo, surf…), alpinismo, equitación, actividades relacionadas con la automoción (motociclismo, por ejemplo) o deportes de nieve.

Por ello, es muy importante que revises tu póliza en caso de que quieras practicar alguna de estas actividades de riesgo. Así, te aseguras de que, si algo sale mal, estarás totalmente protegido y recibirás la indemnización.

¿Y si miento a la aseguradora sobre mi profesión?

Para fijar el precio, las compañías te hacen varias preguntas: edad, estado de salud, aficiones, profesión… Son datos que debes proporcionarles para que sepan el riesgo que asumen al asegurarte.

Así está recogido en la ley 50/1980, que regula las pólizas de seguros: «El tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que este le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo». Es decir, cualquier cosa que hagas y que incremente la probabilidad de que te ocurra algo debe estar en conocimiento de la aseguradora.

¿Qué pasa si decides mentir? Si se demuestra que engañaste, la empresa puede negarse a pagarte el dinero. Por lo tanto, nuestro mejor consejo es que seas sincero para no llevarte ninguna sorpresa. Una rebaja en el precio no compensa perder la cobertura del seguro de vida.

La importancia de protegerse también de la invalidez

Con una profesión peligrosa, no solo te arriesgas a morir, sino también a muchos otros supuestos. ¿Y si necesitas pedir la invalidez porque ya no puedes volver a trabajar? Para poder recibir la indemnización también en ese caso, lo mejor es contratar un seguro de vida con invalidez. Por muy poco dinero más, te asegurarás de tener unos ingresos extra que te ayuden a seguir con tu día a día.

Protección para ti y tu familia

Ahora que conoces cuáles son las profesiones de riesgo, tienes toda la información para contratar el mejor seguro de vida para ti. Tanto si te juegas la vida cada día, como si coges el coche a menudo o, simplemente, tienes una hipoteca, necesitas la protección de una de estas pólizas. Si entras en nuestro comparador, podrás ver de un vistazo cuánto te costará según tu edad y el capital que quieras. Verás que, por muy poco dinero, recibirás una gran tranquilidad.

También te interesará esto

Deja aquí tu opinión


Escríbenos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte en Pinterest