actividades peligrosas seguro de vida

Un seguro de vida es, básicamente, un contrato entre una entidad aseguradora y un asegurado por el cual la compañía se compromete a pagar una cantidad estipulada en caso de que el asegurado fallezca.

De este modo, es posible proteger a las personas que uno quiere, como pueden ser los hijos, la pareja… en el supuesto de que el asegurado o la asegurada falten y no puedan aportar recursos.

Pero un seguro de vida, además de cubrir el fallecimiento, puede entregar el dinero pactado si el asegurado no fallece, sino que sufre una invalidez.

Los seguros de vida, aparte de pagar por la muerte y la invalidez del asegurado, suelen ofrecer más coberturas, por ejemplo, asegurar frente a enfermedades graves, contra la dependencia, ante un cáncer femenino, etc.

Así funcionan los seguros de vida

El funcionamiento de los seguros de vida es bastante sencillo si nos referimos a los seguros de vida para caso de fallecimiento o invalidez, llamados en el argot asegurador seguros de vida riesgo.

Si hablamos de los seguros de vida ahorro, el funcionamiento es más complicado.

Los seguros de vida riesgo o seguros de vida destinados a garantizar una indemnización en caso de fallecimiento o invalidez del titular o asegurado son muy sencillos:

  • En función de la edad del asegurado y del capital que quiera asegurar (esto es, lo que quiera cobrar si le pasa algo), se calcula el coste anual del seguro.
  • Hay algunas circunstancias que hacen que el precio pueda variar, como son la practica de deportes peligrosos, una profesión del asegurado de alto riesgo, etc.
  • El asegurado paga una prima o coste anual y, si fallece o queda inválido, la compañía aseguradora abona el capital pactado a los beneficiarios que haya designado el asegurado en la póliza o a sus herederos legales.
  • También pueden establecerse coberturas opcionales, como el doble capital por accidente o el triple capital por accidente de circulación, la muerte simultánea de ambos cónyuges, el anticipo de capital en caso de enfermedad grave, etc.

Tipos de seguros de vida

Existen muchos tipos de seguros de vida, con diferentes precios y coberturas, con distintos derechos y obligaciones. Los más habituales son los seguros de fallecimiento o de riesgo, que pagan al beneficiario un capital que se cobra de una vez o en forma de renta si el asegurado fallece antes de que finalice el contrato.

La modalidad de seguro de vida más usada es el seguro de vida temporal renovable. Esto quiere decir que el coste del seguro se actualiza o aumenta cada año en función de la edad del asegurado. Al principio, la subida no es mucha, pero a partir de los 55 años los incrementos anuales tienen su importancia.

Para ver todas las opciones y conocer cómo funcionan los seguros de vida, sus coberturas, exclusiones, capitales, condiciones, etc., lo mejor es entrar en nuestro comparador de seguros de vida, que ofrece multitud de datos, no solo precios, en las diferentes compañías. O si lo prefieres, pide que un experto te asesore personalmente, sin ningún compromiso ni coste.

 

También te interesará esto

Deja aquí tu opinión


Escríbenos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *