SEGUROS-DE-VIDA-PARA-PERSONAS-SOLAS

Las personas que tienen hijos no suelen cuestionar las ventajas de contar con un seguro de vida. Lo tienen muy claro. Pero ¿y si no tenemos ni pensamos tener descendencia? ¿Para qué hacer un seguro de vida para personas solas?

Cuando hay niños, una pareja, unos padres o familiares que podrían heredar nuestros compromisos de pago, como los plazos del coche, la hipoteca de la casa…, está claro que necesitamos un seguro de vida. Y no solo para que la compañía aseguradora se haga cargo del pago de nuestras deudas, sino también para asegurar el futuro de quienes más queremos, para que los niños puedan seguir estudiando o para que nuestro compañero o compañera de vida continúe con las mismas comodidades, en el mismo hogar, aunque le falten nuestros ingresos.

Sin embargo, en España hay 2.705.100 personas que viven solas y tienen menos de 65 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística para 2016. Estas personas pueden pensar que no necesitan ningún seguro de vida, que ya tienen bastante con pagar su seguro de hogar y de coche.

Muchos singles no quieren que el Estado o, en el mejor de los casos, su cuñada o sus sobrinos hereden un capital si a ellos les ocurre algo. «Si me muero, el que venga detrás que arree…», piensan.

Las principales excusas para no querer un seguro de vida para personas solas suelen ser:

  • Estoy solo y no tengo herederos. Hay gente que no tiene pareja, ni padres, ni hermanos… Cuando uno está solo en el planeta Tierra, debe asegurarse de que no tiene ninguna deuda, porque aunque él piense que no cuenta con nadie, puede que alguien de su familia herede no ya sus bienes (objetos personales, una casa, un coche…), sino también los compromisos de pago. Y no está bien perjudicar al prójimo, ni siquiera después de muerto.
  • Tengo herederos, pero no me caen bien. Algunas personas que tienen familia no se llevan bien con ella o, simplemente, no se llevan. Otros tienen un ex a quien no les gustaría alegrar la vida. Lo último que querrían en caso de morir es beneficiar con un capital a quien no pueden ni ver.
  • Podría beneficiar a alguien, pero no somos familia. Puede que exista una persona especial, un novio, una amante… o un indigente de la puerta de nuestro supermercado habitual cuya historia nos apena. Da igual. Los seguros de vida para personas solas no son diferentes de los demás, y el beneficiario puede ser cualquiera que designe el titular del seguro.

 

Craso error

Sea cual sea la razón por la que pensemos que no necesitamos un seguro de vida para personas solas, estamos en un error.

Precisamente quienes viven solos pueden necesitar más que nadie un seguro de vida, porque hay cosas peores que la muerte.

La inmensa mayoría de las personas que habitan estos hogares unipersonales de gente no anciana, que vive sola por propia elección, porque más vale solo que mal acompañado o por circunstancias de la vida, son personas amantes de su independencia. ¿Qué pasaría si sufrieran una invalidez temporal o permanente? A nadie le gusta depender de los demás, pero a quienes viven solos posiblemente menos. ¿Cómo llevarían tener que volver a casa de sus padres? ¿Pedir ayuda a un hermano…?

La invalidez es la principal preocupación para las personas que viven solas. ¿Podrían vivir sin generar ingresos? ¿Y pagar su asistencia? ¿Y hacer frente a los gastos de rehabilitación, desplazamientos para pruebas médicas, atención en casa…?

Las pensiones por invalidez dejan mucho que desear. La Seguridad Social ofrece un porcentaje insuficiente, que además depende del grado de incapacidad del trabajador y que deja más desprotegidos aún a los autónomos, quienes, generalmente, no pueden cotizar al mismo nivel que una gran empresa.

Por eso nosotros estamos convencidos de que por más solos que estemos en el mundo, aunque no tengamos herederos (o los tengamos, pero no los soportemos), necesitamos un seguro de vida.

 

Seguros de vida para personas solas

Las principales razones por las que contratar seguros de vida para personas solas suelen ser:

  • Lo que le ha pasado al prójimo. Sorprende pensar que uno de los motivos principales que lleva a las personas solas a contratar un seguro de vida es la tragedia de alguien conocido. Hay que pensar en esto antes de que sea tarde, porque las desgracias no solo les ocurren a los demás.
  • Por amor a sí mismos. Son gente joven o no tan joven, profesionales independientes o asalariados que solo cuentan con los ingresos de su trabajo para vivir. Así que no están dispuestos a verse en la miseria si les ocurre algo que les impida ejercer su profesión.

Hay algo esencial a la hora de contratar seguros de vida para las personas solas, y es que los seguros sean por cualquier causa, es decir, que indemnicen al titular ante una invalidez por cualquier causa. Recientemente, llegó a nuestro Facebook el caso de un seguidor, no un cliente, a quien le habían denegado la indemnización a la que creía tener derecho tras haber sufrido un ictus que le incapacitaba para su trabajo. La compañía argumentó que en sus condiciones generales advertía: «No están cubiertos los accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares, tales como aneurismas, infartos, hemorragias, ictus y similares…». Y era cierto; por desgracia, así constaba.

En elmejorsegurodevida.com solo vendemos seguros que indemnicen por cualquier causa. Somos corredores de seguros profesionales y trabajamos con las mejores compañías. Asesoramos a nuestros clientes para que elijan lo mejor y al mejor precio. Porque sabemos que los seguros de vida para las personas solas son muy importantes, que lo peor no es morirse.

Entra en nuestro comparador y descubre nuestros precios: los seguros de vida para personas solas no son caros. Si lo prefieres, llámanos y te asesorará personalmente un corredor experto.

También te interesará esto