fbpx

Seguros de vida para mayores

SEGUROS DE VIDA PARA MAYORES

Cuando tenemos gente que nos importa a nuestro alrededor, a la que ayudamos, deberíamos contar con un seguro de vida con independencia de nuestra edad, pero las aseguradoras establecen límites: no les gusta hacer seguros de vida para mayores.

Lamentamos recordarlo, pero no somos inmortales. Las aseguradoras también lo saben y por eso fijan un tope para contratar un seguro de vida, porque el riesgo de morir aumenta irremediablemente con los años.

La mejor edad para contratar un seguro de vida es cuando uno consigue su primer trabajo y empieza a comprar un coche, una casa, tiene pareja, hijos… Entre los 30 y los 50 años es muy importante contar con un seguro de vida, y más allá también si hay que devolver una hipoteca, para no dejar cargas a nuestros herederos o para resolver la economía de las personas que nos importan, y también cuando tenemos seres queridos que dependen de nosotros.

No solo quienes aportan ingresos económicos al hogar deben hacerse un seguro de vida. Nuestro consejo es que también las amas o amos de casa se aseguren, porque su trabajo en el cuidado de los hijos y el hogar supone un ahorro del 40 % para la familia. Si ella o él faltaran, ¿estaría la otra parte en condiciones de pagar a alguien que hiciera su trabajo no pagado?

Nos interesa, pero no interesamos

La mayoría de las compañías de seguros fijan el límite de edad para contratar un seguro de vida en los 64 años. Después de esa edad, no les interesa vender seguros de vida para mayores.

Sin embargo, la esperanza de vida al nacer está ahora mismo en los 85,4 años para las mujeres y en 80 años para los hombres, según la última encuesta de envejecimiento del CSIC. El tiempo de vida que resta a la población española que cumple 65 años se encuentra, tanto en hombres como en mujeres, entre los más altos de la Unión Europea y del mundo; solo Francia nos supera. Sí es verdad que la vida en condiciones saludables es menor en las mujeres que en los hombres: a partir de ahí de los 65, el 50 % de ellos vivirán en buenas condiciones de salud hasta el final, mientras que solo el 38,5 % de ellas estarán bien en sus últimos años.

Estas tasas están mejorando, así que se prevé que viviremos más tiempo conforme pasen los años. Y en mejor estado de salud, porque cada vez nos cuidamos más y sabemos cómo alimentarnos de forma adecuada y llevar una vida saludable.

Seguros de vida para mayores

Se supone que un jubilado percibe una pensión para sí mismo y no tiene a nadie a su cargo. Sin embargo, la edad de la jubilación se está retrasando, por lo que algunas personas aún estarán trabajando a los 67 años y más, y es posible que hasta entonces estén pagando una hipoteca, razón por la que deberían tener un seguro de vida.

Los seguros de vida están pensados para proteger a las personas que dependen de nosotros y que se quedarían desamparadas sin nuestros ingresos y, peor aún, si heredaran nuestras deudas.

Algunas compañías ya están dándose cuenta de que el seguro de vida puede quedarse corto si solo cubre hasta los 64 años, y empiezan a revisar este tope. Existen algunas excepciones en seguros de vida para mayores, pero pocas de momento. Liberty ya se ha adelantado, y permite contratar el seguro de vida hasta los 70 años.

Sin duda, las aseguradoras tendrán que adaptarse pronto, porque de momento hay casi 9.000.000 de personas mayores de 65 años en España.

Por otra parte, cuando somos mayores es cuando más valoramos la seguridad; es decir, con los años somos más propensos a contratar seguros y velar por los intereses de las personas queridas. Mientras que de jóvenes creemos (por supuesto equivocadamente) que no puede pasarnos nada, de mayores somos conscientes de que el plazo se acaba y no nos gusta riesgo.

Hay que anticiparse

Nuestro consejo es anticiparse, porque aunque la mayoría de las compañías no dejen contratar el seguro de vida más allá de los 64 años, sí permiten prolongarlo si uno ya lo tiene contratado y lleva varios años pagando la póliza.

Aunque habrá que tener en cuenta que…

El seguro de vida se encarece. Para un joven el precio es muy bajo. Sorprende que por lo que cuesta una noche cena en familia uno pueda tener asegurado el futuro de los suyos, pase lo que pase, en un accidente, una enfermedad grave… Esto se puede comprobar en nuestro comparador: resulta asombroso lo barato que es un seguro de vida. En cambio, con los años, se va encareciendo considerablemente.

El seguro elimina coberturas. Puede que la compañía anule la póliza al llegar a una edad, que cancele el seguro y deje de renovarlo automáticamente. O puede que no cubra determinados aspectos que antes cubría. En su condicionado advertirá que se anulan algunas coberturas, como el doble capital en caso de accidente o la invalidez.

Hay que demostrar la salud. Habrá que hacerse exámenes médicos y chequeos para demostrar a la aseguradora que tenemos una buena esperanza de vida y que le merece la pena ofrecernos un seguro de vida para mayores.

A qué personas les interesa un seguro de vida para mayores

A quienes mantienen a alguien. Muchas personas mayores tienen a su cargo a una pareja más joven, a sus hijos divorciados o en paro que han vuelto al hogar familiar, a sus nietos estudiantes… Si ellos faltaran, ocasionarían un gran problema a las personas que los necesitan.

A los autónomos. Los trabajadores por cuenta propia suelen retrasar su edad de jubilación, a menudo no han cotizado como les habría gustado o tienen sueldos más reducidos… Ellos pueden necesitar más que nadie un seguro de vida para que los suyos no tengan problemas si faltan.

A quienes tienen patrimonio. Es paradójico, pero a menudo las personas que tienen varias casas dejan un problema a sus herederos, que se ven obligados a hacer frente a impuestos de sucesión muy elevados, sobre todo en algunas comunidades. Cuando los herederos carecen de dinero para pagar impuestos se ven obligados a malvender las propiedades, renunciar a ellas o endeudarse.

A quienes tienen trabajos de riesgo. Todas las personas que tienen trabajos de riesgo están más expuestas a sufrir un accidente, y más cuando son mayores, porque las capacidades merman con la edad.

A quienes viajan. Hacer turismo es una de las aficiones favoritas de todo el mundo, y más de las personas mayores, que tienen más tiempo libre. Pero viajar, además de placentero, es también es una actividad arriesgada.

Sea cual sea tu edad, cuídate y mantente en forma. Es la mejor garantía para vivir muchos años en buenas condiciones. Y, si quieres a los tuyos, hazte un seguro de vida. En el caso de seguros de vida para mayores, consulta en nuestro comparador las condiciones o, si lo prefieres, te asesoramos personalmente sobre qué compañía se adapta mejor a tus necesidades.

También te interesará esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte en Pinterest