Qué es el seguro de vida con doble y triple capital y cuándo contratarlo

Los accidentes son la segunda causa de muerte entre los menores de 55. Los seguros de vida con doble y triple capital están pensados para proteger a los más jóvenes de los accidentes más inesperados.

España es uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo. El país donde más años vive la gente es Japón, seguido muy de cerca por Suiza y, justo después, España. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), un hombre en España vive una media de 80 años. Y una mujer, más de 86.

De estos datos se extrae una conclusión muy importante: es poco probable que muramos antes de esos 80 u 86 años. La gran mayoría de los españoles vive más o menos hasta esa edad. Pero, obviamente, siempre nos puede suceder algo. Los accidentes y las enfermedades ocurren, incluso a los más jóvenes.

Los accidentes en los menores de 55

Las enfermedades del sistema circulatorio son la primera causa de muerte en España. En 2018, más de 120.000 personas murieron por estas dolencias, como los infartos o la insuficiencia cardíaca.

Además, cerca de 15.800 personas fallecieron ese año por algún accidente (en la carretera, una caída…). Los accidentes son la séptima causa de muerte más frecuente en España, pero son la segunda entre los menores de 55, solo por detrás del cáncer.

¿Qué significan todos estos datos? Las personas menores de 55 años tienen pocas probabilidades de fallecer, según las cifras de esperanza de vida. Pero, si algo ocurriera, lo más probable es que sea un tumor o un accidente totalmente inesperado.

¿Para qué sirve el seguro de vida?

Hazte la siguiente pregunta: ¿qué ocurriría si sufrieras uno de esos accidentes y fallecieras?, ¿o si tuvieras que pedir la invalidez por uno? Cuando una persona fallece, sus familiares y amigos sufren un durísimo golpe emocional, pero también económico. Un hogar que pierde a uno de sus miembros pierde también un salario, por lo que puede tener dificultades para afrontar los gastos diarios. La hipoteca, el colegio de los hijos, el préstamo para el coche… son gastos que seguirán ahí, aunque tú ya no estés.

Para obtener la tranquilidad de que tu economía y la de los tuyos estará protegida de cualquier contratiempo, existen los seguros de vida. Son pólizas que, a cambio de una prima, indemnizarán a quien tú quieras si te ocurre algo. De esta forma, sabes que el dinero no será un problema, incluso si tú ya no estás.

Hay diversos tipos de seguros de vida y se les pueden añadir distintas coberturas. Por ejemplo, puedes contratar para que también te cubran la invalidez. Es decir, si un accidente te obliga a pedir la invalidez, te pagarán la indemnización a ti para ayudarte con los gastos. En definitiva, no solo te cubren el fallecimiento, sino que pueden protegerte de otros contratiempos.

¿Qué es el seguro con doble y triple capital por accidente?

Como ya hemos visto, los accidentes son una de las causas de muerte más frecuentes entre los menores de 55. Y precisamente para estos casos, existen los seguros de vida con doble y triple capital por accidente. Son pólizas tradicionales, que pagarán una indemnización a tus beneficiarios si falleces. También pueden incluir la invalidez, con lo que tú recibirías el dinero en esa situación. La diferencia está en que, si el motivo de tu fallecimiento o tu invalidez fue un accidente, recibirás más dinero del que tenías contratado.

Hay dos variantes de estas pólizas: las de doble capital por accidente y las de triple capital por accidente de circulación.

  1. Doble capital por accidente. Si falleces o quedas inválido por un accidente (una caída, por ejemplo), tus beneficiarios o tú mismo recibiréis el doble de la indemnización que tuvieras contratada.
  2. Triple capital por accidente de circulación. Si falleces o quedas inválido por un accidente en la carretera, la indemnización será el triple.

¿Por qué son útiles estos seguros con doble y triple capital?

Este tipo de pólizas están especialmente pensadas para gente joven. Tienen pocas probabilidades de que les ocurra algo, ya que son jóvenes y suelen tener buena salud. Pero los accidentes nunca avisan. Además, entre los 25 y los 55 años es la franja de edad en la que se suelen tener hijos pequeños y aún hay deudas pendientes (préstamos, hipotecas…). Si te ocurre algo, las deudas pasarían a tu familia, que también tendría que afrontar sus gastos diarios con menos dinero.

Igualmente, el triple capital por accidente de circulación es indispensable para quienes pasan mucho tiempo en la carretera. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), en 2020 murieron 870 personas en las carreteras españolas, pese a que la movilidad estuvo muy restringida durante meses por la pandemia del coronavirus. En 2019, las muertes fueron más de 1100.

Un ejemplo: tradicional vs. doble y triple capital

Pongamos un ejemplo para ver más clara la diferencia.

Susana tiene 40 años. Goza de buena salud, pero sabe que puede tener un accidente porque usa el coche todos los días para ir a trabajar. Quiere que, si le ocurre algo, sus hijos reciban dinero para que puedan ir a la universidad. Decide contratar 150.000 euros en un seguro de vida e invalidez. Susana fallece en la carretera y sus hijos reciben 150.000 euros.

En cambio, supongamos que Susana contrató el doble capital por accidente. En ese caso, sus hijos habrían recibido 300.000 euros. Y si hubiera contratado el triple capital por accidente de circulación, habrían sido 450.000 euros.

La gran ventaja: no cuestan el doble ni el triple

Los seguros con doble y triple capital no cuestan ni el doble ni el triple que uno tradicional. Si entras en nuestro comparador, podrás verlo. En el caso del ejemplo de Susana, estos son los precios que habría tenido que pagar: 118 euros en el seguro de vida e invalidez, 196 euros en el de doble capital (78 euros más) y 241 en el de triple capital (123 euros más).

¡Echa un vistazo a nuestro comparador y te sorprenderás! Los accidentes ocurren, incluso a la gente más joven. No dejes el futuro de tu familia al azar y protégelos de cualquier contratiempo. Los seguros con doble y triple capital te darán la tranquilidad que tú y los tuyos necesitáis. ¿Aún tienes dudas? ¡Consulta a nuestros expertos sin compromiso!

También te interesará esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte en Pinterest