Más accidentes viales, sobre todo entre usuarios vulnerables

El año 2022 ha empezado con más accidentes viales, sobre todo entre usuarios vulnerables. Durante 2020 y 2021, los años de la pandemia de la covid, disminuyeron considerablemente los accidentes de tráfico, lo cual es algo lógico por una cuestión de estadística: esos dos años hubo muchos menos desplazamientos de todo tipo. Pero, en 2022 esa tendencia se ha dado la vuelta, e incluso hay más siniestralidad que en 2019.

Por qué en 2022 hay más accidentes viales, sobre todo entre usuarios vulnerables

El motivo principal es que, después de los confinamientos y cierres perimetrales, ha habido un repunte de los desplazamientos, que se han incrementado bastante con respecto a los que hubo en 2019. También es importante reseñar que el año 2019 fue un buen año con respecto a accidentes y siniestralidad vial.

Hay varios motivos que explican este importante aumento de los desplazamientos privados, pero uno de ellos es que el miedo al contagio de la covid al compartir espacios con otras personas, como ocurre en trenes, autobuses o aviones, ha llevado a muchas personas a decantarse por el vehículo privado para sus desplazamientos, tanto de corto y medio recorrido, como de largo.

 

¿Quiénes son los usuarios vulnerables?

Los grupos más vulnerables con respecto al riesgo de accidentes viales son, en este orden:

  1. Motociclistas (ya sea conductores de motocicletas o ciclomotores)
  2. Peatones
  3. Ciclistas

En cada uno de estos grupos, en los primeros tres meses de 2022 ha aumentado la cifra de de víctimas mortales de accidentes de circulación con respecto a 2019. En total, ha habido 32 víctimas, frente a 24. El grupo que más ha incrementado la siniestralidad ha sido el de los ciclistas.

Se están modificando algunas leyes viales para proteger a los usuarios vulnerables. Por ejemplo, se ha aprobado al obligación de que el conductor que adelante a un ciclista debe cambiarse por completo de carril (por supuesto, en vías que cuenten con más de un carril).

 

Las cifras hablan por sí solas en los accidentes viales, sobre todo entre usuarios vulnerables

Solo en los meses de enero y febrero de este año, casi 180 personas han perdido la vida en las carreteras españolas, que es un incremento del 15 % con respecto al mismo periodo de 2019. Y, en concreto, en autopistas y autovías se han registrado el doble de fallecidos que en esos mismos meses del año 2019.

Como hemos apuntado al comienzo del artículo, esto tiene que ver, en gran medida, con un aumento de los desplazamientos por carretera. Solo por poner un ejemplo, en febrero de 2022 hubo 30,5 millones de movimientos de largo recorrido, en comparación con los 28,3 millones que se produjeron en febrero de 2019.

Otro dato: en febrero de 2022, 32 usuarios vulnerables perdieron la vida, mientras que en 2019 fueron 24.

Esta misma tendencia se ha observado en la Semana Santa, donde hubo un total de 29 víctimas mortales en accidentes de tráfico, dos más que en la Semana Santa de 2019. Aunque también hay que tener en cuenta que este año, durante esos días de fiesta, ha habido 15,8 millones de desplazamientos, que es la cifra más alta desde el año 2008.

Puedes consultar aquí las comunicaciones oficiales por meses de accidentes que publica la DGT.

 

Protégete… y protege a los tuyos

Hay una serie de recomendaciones de seguridad que debes poner en práctica para minimizar la posibilidad de sufrir un accidente, tanto si tú eres el damnificado, como si causas daño a terceros; como puede ser el caso de un atropello a un peatón o a un ciclista.

  • En bicicleta o moto, usa casco.
  • Usa el cinturón de seguridad.
  • Reduce la velocidad.
  • Minimiza las distracciones (en ningún caso uses el móvil).
  • Respecta la distancia de seguridad.
  • En bicicleta, usa ropa y complementos reflectantes y circula por vías lo más seguras posibles.
  • Se proactivo para pensar en soluciones para tu familia si tú sufrieras un accidente.
  • Si eres conductor, respecta y protege a los usuarios más vulnerables, como: motociclistas, ciclistas y, sobre todo, peatones.

Hay muchas cosas que puedes hacer para protegerte a ti, a los tuyos y a otros usuarios (tanto de otros vehículos como de colectivos vulnerables) de los accidentes de circulación.

La protección de los seguros de vida

En el apartado anterior hemos visto una serie de medidas de seguridad y precauciones que puedes adoptar para minimizar el riesgo de accidentes. Pero también es cierto que no todo está en tu mano y hay desafortunados sucesos que escapan a tu control. Por eso, para tener previsto lo que sí está en tu mano y de lo que te puedes ocupar, en caso de sufrir un accidente vial, lo mejor es que cuentes con un seguro de vida. Con él, tendrás la tranquilidad de que, si falleces o sufres una incapacidad debida a un accidente, tus beneficiarios dispondrán de una cantidad de dinero suficiente para hacer frente a gastos que tú ya no podrás asumir.

Qué tipos de seguros me convienen

Hay algunos tipos de seguros de vida específicos que son los más adecuados para poder proteger a los tuyos en caso de que sufras un accidente de circulación, ya seas un usuario vulnerable o no. Todos parten de un seguro de vida básico al que se le añaden coberturas específicas. De estas, te pueden interesar:

Seguro de vida doble capital

Está especialmente pensado para proteger económicamente a los beneficiarios en caso de que el asegurado sufra un accidente, de cualquier tipo. Es importante recalcar que el accidente no puede estar provocado por una imprudencia. Esto incluye accidentes viales, pero no se limita a ellos. Por ejemplo, sufrir un desprendimiento de la cornisa de un edificio un día de mucho viento o tener un ahogamiento nadando en un río (sin haber cometido una imprudencia o que haya pasado en una zona prohibida para el baño). Con este seguro, los beneficiarios recibirán el doble de la cantidad contratada.

Un ejemplo práctico sería el caso de Cristina. Ella tiene 39 años y quiere contratar un seguro de vida de doble capital en caso de accidente por una cantidad de 100.000 €. La opción más barata sería una que tendría que pagar una única cuota anual de 158,79€. Y en caso de fallecer en un accidente, sus beneficiarios cobrarían 200.000 €.

Seguro de vida triple capital

Es parecido al de doble capital, pero los beneficiarios cobrarán el doble de la cantidad asegurada, en caso de que el fallecimiento o invalidez se deban a un accidente, incluido un accidente laboral; y el triple si se trata, específicamente, de un accidente de circulación.

Estos dos seguros son muy interesantes para ti si tienes entre 30 y 40 años, ya que los accidentes son la segunda causa de muerte en estas edades. No te asustes con las palabras «doble o triple». Estos seguros no son el doble o el triple de caros que un seguro de vida convencional, solo se incrementan un poco sus primas. Puedes informarte de todos los precios y condiciones, así como comparar entre los diferentes seguros de vida en nuestro comparador de seguros de vida.

 

También te interesará esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte en Pinterest