Los seguros de vida crecientes son aquellos que el capital asegurado crece anualmente en función de lo que hayamos determinado en la póliza. Normalmente los seguros de vida a capital creciente se hacen para evitar que con el tiempo el capital se quede pequeño o inadecuado.  Puede establecerse que sea creciente de acuerdo al IPC, creciente al 3%, 5%, etc., segun las modalidades que tengan disponibles las compañias de seguros de vida.

Los seguros decrecientes son aquellos en los que el capital va disminuyendo año a año.  Normalmente los seguros de vida a capital decreciente se contratan con prestamos o con deudas que tienen previsto una plazo de amortización determinado y el seguro se contrata para dar cobertura al capital que en cada año tenemos pendiente.

Seguros de vida crecientes y decrecientes

También te interesará esto