La diferencia entre un seguro de vida y un seguro de decesos es que el seguro de vida garantiza un capital a los beneficiarios en caso de fallecimiento del asegurado y un seguro de decesos lo único que cubre son los gastos de los servicios funerarios en caso de que fallezca el asegurado hasta el limite que tenga contratado en la póliza.

Si bien, un seguro de vida normalmente finaliza cuando el asegurado cumple los 65 o 70 años, según compañías.  Sin embargo el seguro de decesos, mientras que se siga pagando, se prolonga hasta el fallecimiento del asegurado, tenga la edad que tenga.

Seguro de vida y decesos

También te interesará esto