fbpx

Día del Padre. Papá ni está ni se le espera

Las familias no siempre están compuestas por dos progenitores, que sería lo ideal, porque llevar el peso de los hijos a solas resulta realmente difícil. Muchos hogares están habitados por familias monoparentales, donde los niños conviven solo con papá o, mucho más frecuentemente, solo con mamá.

En España, según los últimos datos del INE, hay 1.550.000 hogares monoparentales formados por madre con hijos frente a 356.000 hogares de padre solo con hijos.

Tipos de padres

El escenario monoparental no es ninguna rareza y muchas mujeres se las arreglan para criar a sus hijos perfectamente, con ayuda o sin ella. Es duro estar sola, pero también tiene sus ventajas, por ejemplo, nadie te va a discutir lo que tú decidas para tus hijos. No habrá broncas ni desacuerdos. Podrás educarlos según tu criterio y ellos no se valdrán del «papá me deja» o «papá ha dicho». Los niños serán más cooperadores y solidarios.

Aunque no todos los casos son iguales, y los hay mejores y peores.

Padres que se llevan bien. Esta es la situación ideal. Papá y mamá se reparten las tareas del cuidado de los hijos. Si durante la semana los niños están con mamá, el fin de semana se ocupa papá; o si hay que llevarlos al dentista el jueves, él puede encargarse. Incluso algún día terminan cenando todos juntos en un burger. Existe el diálogo y la cooperación. Ambos tenéis claro que el bienestar de los hijos es el objetivo principal.

Padres que se llevan fatal. No se dirigen la palabra, y si lo hacen es para atacarse. Cada uno habla mal del otro, lo cual es muy perjudicial para los niños, que suelen sentir que deben tomar partido y posicionarse a favor de uno de ellos, cuando en el fondo quieren a los dos, o al menos quisieran poder querer tanto a su padre como a su madre. Este tipo de actitudes pueden crear problemas de conducta en los pequeños. Por muy resentidos que estemos con el otro, el bien de los hijos debería primar.

Padres que no se llevan. Es el padre ausente, que no se implica ni se responsabiliza de nada. En el mejor de los casos, contribuye al mantenimiento de los hijos ingresando regularmente la pensión, pero raramente los ve, ni para su tiempo de ocio ni, mucho menos, para echar una mano en su cuidado. Con el tiempo, padre e hijos se convierten en completos desconocidos. Una pena para los hijos, y también para él, que se pierde una experiencia maravillosa. Como no puedes hacer nada, tendrás que ocuparte de tus hijos y de ti sin su ayuda.

Tú puedes

Es importante tener presente que la madre soltera, separada, divorciada o viuda es igual de capaz de educar a sus hijos que si tiene una pareja a su lado. Tendrá que duplicar esfuerzos, organizarse mejor, pedir ayuda si es necesario y tener claro su objetivo: el bienestar de los niños si renunciar al suyo propio.

¿Es el Día del Padre y tus hijos no tienen a quién dedicarle la última manualidad del colegio? No pasa nada. Seguro que su profe ya sabe que tú estás sola y que te encantará recibir el bonito regalo que están preparando. Después de todo, tú haces de padre y de madre, y una supermamá se merece al menos dos regalos.

Millones de mujeres tienen hijos que carecen de padre o que tienen un padre que pasa de todo. Así que…

Celebra el Día del Padre aunque no haya padre. Seguro que tienes un abuelo, un hermano, un cuñado o un amigo que quiere a tus hijos y a quien tus hijos quieren. Podéis salir a comer o hacer una fiesta en casa.

No hables mal a tus hijos de su padre. Simplemente, di la realidad sin dramatismos: papá está ocupado, papá tiene otra vida, papá no está interesado en estar con nosotros… Y no dejes de añadir: ¡No entiendo cómo puede perderse estar con alguien tan maravilloso como tú! Por nada del mundo dejaría de estar a tu lado. Así que celebremos que hoy es el Día del Padre, de todos los padres, porque siempre es divertido celebrar.

Si algo no tiene remedio, no hay por qué torturarse. Lo mismo si su papá ha muerto: ya no tiene solución. Puedes decir: él no está, pero le gustaría vernos felices y juntos. Vamos a hacer algo especial en este Día del Padre.

Así que si en tu Día del Padre no hay padre, no te agobies. Los niños se adaptan mejor a los cambios que los adultos y tienen menos prejuicios. ¡Y muchas ganas de pasarlo bien! Únete a los demás y celebra la vida y el amor.

La familia monoparental (o monomarental) es distinta

Si tú faltaras, ¿qué sería de tus hijos? Nuestro consejo es que te hagas un seguro de vida para familias monoparentales. Es muy sencillo: pagas una cantidad ridícula al año y a cambio, si tú falleces, las personas que más quieres tendrán lo necesario.

Un seguro de vida para familias monoparentales te permite proteger a tus hijos. Ellos recibirán una indemnización por el capital asegurado, de una vez o también en forma de renta, para que tengan garantizados sus estudios, su manutención. Los seguros de vida no son caros y aseguran el futuro de quienes más quieres. ¿Sabes cuánto te costaría dejar a tus hijos 100.000.€ si a ti te pasara algo? Sorpréndete, porque no es más que una cena en un restaurante para celebrar el Día del Padre. Compara precios.

También te interesará esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte en Pinterest