Cómo combatir la tristeza invernal

Felice tra tristi distinguersi

Si el invierno se te hace un poco cuesta arriba, no te preocupes, a muchas personas que vuelven a retomar la rutina después de las vacaciones de Navidad y Año Nuevo les resulta difícil volver a adaptarse a la vida normal en enero.

Síndrome post-navidad

Es verdad que a pocos días de haber comenzado el nuevo año parece que todo son malas noticias: se han acabado las fiestas y vacaciones navideñas, estamos con la cuesta de enero y para colmo el tercer lunes de enero es el Blue Monday, el día más triste de todo el año. Además, el tiempo frío con las oscuras y largas noches tampoco ayuda.

Tanto si has pasado las fiestas en casa o has viajado, la tristeza postnavideña puede afectarte. Algunos de los síntomas pueden ser intranquilidad, altos niveles de ansiedad y depresión por no tener nada a la vista.

Si buscas motivación para ser feliz, no busques más. Aquí te proponemos unos trucos fáciles que te ayudarán a encontrar un poco de equilibrio y volver a tu rutina diaria otra vez.

9 trucos para vencer la tristeza invernal

  1. Quita la decoración de navidad cuanto antes: Es cierto que los adornos navideños son muy bonitos y que da mucha pena quitarlos. Pero tenerlos puestos lo único que hace es recordarte constantemente que esa época de regalos, compartir y reuniones familiares y con amigos ya ha terminado.

    Guarda todos esos adornos para recuperar la decoración habitual de tu hogar e incluso aprovecha para deshacerte de aquello que no te sirve, tendrás más comodidad y organización en tu refugio. Además, no anclarte en la época pasada te predispone para vivir nuevas y gratificantes experiencias.

  2. Relativiza: La Navidad es una época especial en la que rompemos con la rutina, nos relajamos, pasamos tiempo con nuestros seres queridos. Pero si no tuviéramos una rutina a la que volver, no sería tan especial, ¿no crees?
  3. Planifica una vuelta a la rutina progresiva: Evita cargarte de trabajo cuando vuelvas. Volver a una dinámica ajetreada demasiado rápido puede ser un shock, mientras que hacerlo paulatinamente ayuda a reengancharse con más facilidad.
  4. No olvides cuidarte: Dormir bien, comer bien y retomar tu rutina de ejercicio. Estas son las cosas que a veces descuidamos y que son importantes para nuestra salud y bienestar
  5. Date baños de luz: La luz del día nos ayuda a llenarnos de energía y vitalidad, así que aunque invierno es una época más hogareña, evita estar entre cuatro paredes e intenta salir a caminar algún rato.
  6. Haz esas cosas que te gustan. No se trata de hacer cosas extraordinarias, tan sólo esas pequeñas cosas que te hacen ilusión, como acurrucarte en el sofá a leer un buen libro, ir al cine a ver una película que tenías muchas ganas de ver, un día de excursión por el campo, tomar tu meriendas favorita o descubrir rincones nuevos de tu ciudad.
  7. Recuerda los buenos momentos: Mantén presentes los recuerdos bonitos de todo lo que has vivido contando historias, viendo fotos e incluso imprimiendo alguna para enmarcar y poder mirar habitualmente.
  8. Olvida martirizarte con propósitos imposibles. Cada enero es habitual replantearse ese nuevo propósito que al cabo de unos días o como mucho semanas volverás a abandonar. Seguramente no se trata de algo verdaderamente interesante para ti y el día a día ya tiene suficientes dificultades como para añadir más piedras a la mochila. En todo caso, proponte cosas que verdaderamente te ilusionen y que sean pequeños pasitos en tu andadura, ¡olvida ese reto imposible que te hará sentirte mal por no conseguirlo!
  9. Pasa tiempo con los tuyos: Posiblemente en Navidad te has reencontrado con muchas personas a las que aprecias pero no ves muy a menudo. Para evitar ese posible vacío que queda después de reuniones multitudinarias, una buena idea es intentar mantener el contacto después de esos reencuentros. Pero sobre todo, no olvides pasar tiempo con las personas que más aprecias y tienes cerca.

Una cosa que sin ninguna duda te hará sentir bien es tener la tranquilidad de que tu familia está protegida y que a los tuyos no les faltará nada de nada pase lo que pase.

Nosotros también nos preocupamos por tu bienestar y el de los tuyos, por eso queremos ayudarte con nuestro comparador de seguros.

En tan sólo unos segundos podrás saber lo que te costaría esa tranquilidad, ¡Introduce tus datos en nuestro comparador de seguros de vida y descúbrelo!

 

También te interesará esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte en Pinterest